Patrick Rothfuss y la cosificación del autor en redes sociales

Hace un calor de pelotas. Concretamente, de esas enormes pelotas hinchables de pilates que te venden en el Decathlon. El calor me irrita y aprovechando el ambiente, me gustaría hablar de manera sosegada y sin despotricar— porque yo nunca despotrico— sobre una de las últimas controversias que he tenido el placer de presenciar esta tarde en redes.

Primero, el contexto: Patrick Rothfuss (el barbas Patricio para quien no sepa inglés) es un escritor famoso por escribir una trilogía fantástica— que no una fantástica trilogía— de la que han salido solo dos partes: «El Nombre del Viento» y «El Temor de Un Hombre Sabio». Nueve largos años han pasado ya desde la última entrega y los fans siguen que echan humo por las orejas con eso de que la tercera todavía no está lista. El nivel del meme es semejante al de George R.R. Martin, el cual todavía se encuentra en pleno proceso de terminar Vientos de Invierno y es ridiculizado por ello. El caso es que esta tarde un tuit apareció para revolucionar el pequeño nicho que conformamos los pringaos que leemos sobre fantasía en twitter. Fue el siguiente:

Las reacciones a la noticia no han tardado en sucederse y las más negativas pueden ser clasificadas en tres tipos de actitudes:

  1. «Tampoco estás tan buena, puta»: El audaz acto de demeritar activamente a la obra debido a que estás reventado por no tener todavía una continuación o final y, por lo tanto, el autor es un farsante y la obra una puta mierda. ¿Podríamos decir que esta peña es tsundere?
  2. «Menudo vago»: Creciente indignación porque tú trabajas sesenta horas semanales y por alguna razón tienes la aquiescencia necesaria para certificar que el Patricio está siempre de jajas en los «streamings» y en las «charities». Si tanto tiempo libre tiene, que se ponga a escribir el maldito libro, ¿no? Mirar a la gente desde un pedestal siempre presente en twitter.
  3. «Martin mola más»: Martin ha sido el comparativo inequívoco a lo largo de todos estos años de ardua espera. Martin es Berserk si Rothfuss es Hunter x Hunter. Martin es Quevedo si Rothfuss es Góngora. En esta maratón la gente toma partido y hasta está esperando al lado de la meta con el cronómetro preparado para poder pontificar sobre cómo el que llega primero es mejor, más responsable y mejor gente.

Tenemos un gran problema. El capitalismo se ha incrustado tan profundamente en nuestro cerebro que ya no pensamos como personas, sino como «consumidores». Los autores son herramientas que nos proveen del ocio que necesitamos para llenar nuestro tiempo y, como tal, se deben a nosotros y a nuestras demandas. Y sin embargo, los autores son personas. Sí, puedes conocer a ese señor simplemente como el tipo que escribe cosas que te gustan. No obstante, ese tipo también juega a dragones y mazmorras en su tiempo libre. O se pone a hacer streaming. O quizá colecciona sellos. Y ESO ESTÁ BIEN. Tiene una vida, al igual que tú, y no puedes exigir que la emplee en lo que tú desees. No tienes derechos sobre la vida del otro. No es tu máquina. Y, por si lo olvidabas, también— al igual que tú—tiene problemas. Problemas que pueden impedirle escribir.

También tengo que apuntar que la vigencia de su profesionalidad para con su editorial tampoco es que sea indicativo de que no esté escribiendo el libro. Cuestionar la veracidad de las cosas que leemos en redes es algo que hacemos poco. Incluso aunque el comentario fuese veraz, sigue siendo un aspecto en el que nosotros, como lectores, no pinchamos ni cortamos y que atiende respectivamente a su editora y a él mismo. No podemos comprobar el asunto porque no conocemos todos los detalles. Quizá el barbas esté cabreado con su editorial, quizá haya pasado de escribir el libro. Quién sabe. Yo os aseguro que no lo sé.

Ya sé que los autores tampoco es que sean los santos de la misa. Muchas veces son unos bocazas que comienzan a alzar las expectativas dando posibles fechas que no cumplen o afirmando que hay mucho más detrás de lo que supuestamente es el final de la historia. Pecan de exagerados, impuntuales e hipócritas. Estoy de acuerdo. Eso no justifica que puedas atacarles. El mundo real está lleno de proyectos fallidos y de hipócritas confesos. Yo soy un hipócrita todo el tiempo. El autor de tu saga favorita no es tu esclavo y si falla en su compromiso, la mejor manera que tienes de no apoyarlo, si es que decides mantener tu mentalidad de «consumidor», es no comprar sus productos. Atacarlo en redes no va a servir para absolutamente nada más que desmoralizarlo y agobiarlo todavía más.

Por otro lado, pongamos que no ha escrito una sola palabra en estos nueve años. Se ha tocado los huevos como tremendos flautines y hasta se ha marcado un pasodoble. Pues OLÉ por él. El tío es RICO. ¿Qué harías tú? Porque si yo fuese él, mandaría a la mierda a toda esta peñita y me pre-jubilaría en esto que es la vida. ¿Por qué sería tan malo que nunca haya un tercer libro? Ya sé que nada jode más que una historia sin final, pero han pasado nueve años. Eso es mucho tiempo. Llegados a este punto se deberían de haber calmado todas las expectativas posibles. También existen alternativas. Crónica del Asesino de Reyes no es la única saga fantástica, ni mucho menos la mejor.

De la misma manera, siento que las comparaciones con Martin son comentarios superficiales que solo atienden a una apreciación pasajera por la posición de este en la actual carrera (que es momentáneamente ventajosa). No se le valora por lo que ha aportado, sino por lo que todavía puede aportar. Recordemos que esta gente tiene derecho a no aportar, te parezca mejor o peor.

El mini-resumen es que está bien tener interés por algo. Esperar que salga con todas tus ganas y estar emocionado. Pero a veces esa emoción se manifiesta en forma de presión. Reduces a una persona a algo que no es: una cosa. Aunque haga lo que más te gusta en el mundo, el autor es una persona. Una persona que vive y que luego muere. Tú puedes volver a leer el libro que te gusta, pero él no puede recuperar las horas que se pasó escribiéndolo.

Existen muchos peces en el río para buscar mientras tanto. Esto comienza a sonar como a consejo marital tras un divorcio. Si sale, ya saldrá. Y si no, tranquilos. Respirad hondo. No es el fin del mundo. No hace falta gritarle a nadie.

3 comentarios en “Patrick Rothfuss y la cosificación del autor en redes sociales

  1. Llevo 6 años esperando el libro, la verdad entiendo que Rothfuss no avance. Siento que él mismo se dejó la vara alta y probablemente no quiera que lo odien más entregando un final «meh», pero bueno, el hype por el buen Kvothe sigue ahí.

  2. Pues te diré lo que yo haría: yo estoy comprando un producto (en este caso dos partes de algo que se empieza anunciando como una trilogía) y, puesto que me he dejado el dinero en algo que no se está cumpliendo, creo que tengo derecho, si no a exigir, sí a insistir en que lo termine. Si yo fuese un escritor como él consideraría una obligación moral cumplir con aquellos que me han hecho rico, como tú dices, y no me sudaría la … tenerles esperando eternamente una cosa que si desde un principio hubiesen sabido que no iba a acabar, no habrían comprado.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s