Reseña de “Primavera, verano, otoño, invierno… y primavera”

Regreso a la bitácora. He estado mucho tiempo inactivo. Pero es que cuando digo que voy a escribir, siempre acabo cayendo en la letanía y el problema de no saber que decir o no tener las ganas suficientes para hacerlo. Para más inri, estoy saliendo de una etapa en la que aborrezco exponer mi opinión. Aún así, que haya personas que me digan que les gustaba lo que hacía aquí, me da muchas ganas de seguir escribiendo. Por cierto, llevaba un tiempo dándole vueltas a lo del cambio del diseño acontecido anteayer, ya que a pesar de que el antiguo era muy estiloso, la letra estaba demasiado comprimida y he optado por variar el formato a uno más claro y elegante. Asimismo, también estaba muy sobrecargado de widgets y he tratado de paliarlo, aunque soy un loco widgetiano y me gusta poner un montón de ellos en todos lados. Qué se le va hacer. Cosas de bloggers, supongo. En fin, he creído correcto comenzar a ampliar mi campo de reseñas, tocando también cine, series o literatura. Principalmente, para variar con la mundana y aburrida rutina que lleva el blog ahora mismo. Eso no quiere decir que deje de hablar de anime y manga, ni mucho menos. Esa seguirá siendo la temática principal del blog. De hecho, ya estoy haciendo mis impresiones de temporada. Pero bueno, hoy me apetecía traer algo diferente, y os quiero hablar de cine, y para eso, qué mejor que empezar por cine oriental.

Ficha técnica

  • Nombre: “Primavera, verano, otoño, invierno… y primavera”
  • Tipo: Película
  • Director: Kim Ki-duk
  • Géneros: Drama
  • Otras Plataformas: No
  • Duración: 1 hora y 45 minutos

Resumen

Dos monjes (uno viejo y uno joven) viven en un templo, el cual está situado en un valle alejado de las grandes urbes. Las estaciones van pasando y el joven va creciendo y experimentando sensaciones como la tristeza, el amor,la lujuria, la envidia y el perdón, bajo la atenta mirada del maestro.

Crítica

Hoy quiero hablaros de “Primavera, verano, otoño, invierno…y primavera”, un filme coreano dirigido por un señor bastante conocido dentro del cine oriental, llamado Kim Ki-duk (Hierro 3, Time). En coreano es “Bom yeoreum gaeul gyeoul geurigo bom”. Rimbombante, ¿verdad? Se sitúa en un valle (muy bonito, por cierto), en donde se halla un templo budista que tutela un monje (junto con un niño). Lo curioso, es que está erigido sobre una superficie de madera que flota en el medio del lago del valle, por lo que para desplazarse hacia el propio valle tienen que utilizar una barca. Por su parte, la acción narrativa es circular y abarca las cuatro estaciones, siendo cada una de ellas un paralelismo con las diferentes etapas de vida del, en un principio, pequeño monje budista. A su vez, el monje más viejo observa los hechos que acontecen con suma atención, y trata de enseñar el buen camino al joven.

vlcsnap-2015-07-12-20h19m13s103

La parte cinematográfica de la película es excelente, cuanto menos. Principalmente, se utilizan planos generales que derivan en planos medios largos o planos detalle, y entre medias están los grandes panorámicos. La fotografía en todos ellos es preciosa, y eco de ello es el valle en donde se ambienta el filme. Además, para compensar el hecho de que está desarrollada sólo en un escenario (grande, pero a fin de cuentas, uno), se aprovecha al máximo sus recursos naturales, haciendo utilización del espacio simbólico y creando una oda al naturalismo bastante vistosa. Por otro lado, el hecho de que esté diferenciada en varias estaciones, embellece el metraje y provoca un cambio visual muy tangible. Las constantes panorámicas, la simbología mostrada, los diferentes lugares del valle y la armonía que denota el conjunto, hacen que más de una vez me quede sorprendido de lo bonito que es todo. La banda sonora, por su parte, ayuda mucho para con la inmersión. No es que sea una de mis preferidas, pero he de reconocer que le pega muchísimo a la película.

vlcsnap-2015-07-12-20h09m14s423La historia desarrolla un simple cuento taoista contado desde una perspectiva actual y que busca llegar a inspirar. Utiliza la espiritualidad que derrocha el lugar per se, la simbología expuesta y el propio argumento para conseguirlo. En algunas de las escenas predomina la ausencia del discurso, y se trata de escenificar casi todo el tiempo a través de la imagen. Esta “narrativa visual” es uno de los recursos mejor utilizados de la película, ya que se notan las cualidades de los actores coreanos, los cuales, sorprendentemente, hacen una excelsa interpretación. Sin embargo, pasado un punto, la trama se complica y el ritmo de la película decae mucho. Es decir, se llega a mostrar esa inspiración deseada en un principio, y el mensaje sobre “el ciclo de la vida” es expresado de manera ímplicita pero clara. Sin embargo, lo críptica que se vuelve la trama, junto a que la simbología no es expuesta de manera directa siendo necesario información previa para reconocerla y entenderla, hacen que la película parezca algo simplista muy pretencioso. Bom yeoreum gaeul gyeoul geurigo bom ( Ki-duk Kim ,2003).avi0002Los personajes principales son el monje viejo y el monje joven. Los dos podrían entenderse como representaciones del yin y el yang, respectivamente. El monje viejo trata de educar al pequeño, y llevarlo por un camino justo y puro. El monje más joven, cae en las tentaciones y se deja influenciar por los placeres mundanos. En este apartado voy a tratar de analizar algunas de las referencias religiosas de la película, y haré algunos spoilers, así que, si no queréis leerlos, simplemente saltad este párrafoLas cuatro estaciones podrían referirse a las cuatro verdades budistas; siendo la primavera el descubrimiento del sufrimiento por parte del monje niño y la lección que aprende sobre el karma; el verano, el origen del sufrimiento en el momento en el que el monje joven descubre el amor y posteriormente genera su lujuria, el otoño cuando el monje joven, ya adulto, pierde sus ansias sensuales, y por ende, regresa junto de su maestro para más tarde pagar por sus pecados; el invierno y la última primavera, la extinción del sufrimiento del monje adulto, la ida del mundo terrenal del maestro y el renacimiento del ciclo. También se podría interpretar la película como la vuelta al naturalismo expuesta en el taoísmo. Pero todo esto, son meras interpretaciones mías posteriores a la película, tras hacer unas breves lecturas informativas sobre el tema. Sin embargo, la simbología está ahí en casi todo momento (como cuando el monje viejo escribe los caracteres con la cola del gato, o la pila de símbolos de buda que aparecen, o la carga de la piedra como carga de pesos morales), y las interpretaciones que se pueden hacer dan para mucho debate.

Bom yeoreum gaeul gyeoul geurigo bom ( Ki-duk Kim ,2003).avi0402
Que mono es el gatico.

Según avanza, reitero, la trama se vuelve más críptica y hay dos o tres momentos en la película a los que podríamos denominar como plot twists, que consiguen captar la atención y cambian el rumbo del argumento de manera interesante. Sin embargo, a parte de eso, en el último tramo de la película (que es cuando, en teoría, llega al culmen de su espiritualidad), la película se vuelve muy previsible y soporífera. Esto suele pasar en ciertas partes, en las que puede parecer un coñazo si sólo se presta atención a lo “visible” de la obra, ya que hay mucho significado escondido (véase el momento en el que el monje viejo para la barca, y se queda mirando al alumno, idealizando esa despedida y su relación maestro-alumno). En resumidas cuentas, es una película muy simple, cuya profundización y pequeños detalles tienen mucho significado si son correctamente analizados. Más que el argumento en sí, diría yo. Llega al todo a través de las partes, pero sólo al espectador versado en el tema. Y eso significa, que no es una película para todo el mundo, ya que con facilidad se puede aborrecer, sobre todo para los que no tengan la suficiente curiosidad por saber qué es lo que se está mostrando y ocurriendo en pantalla.  Por otro lado, también es explícita, por lo menos con los animales. El director es famoso por meter mucho de esto en sus pelis, lo cual le genera muchas críticas.

Afirmar que esta película es pretenciosa por todo lo pretende abarcar, no es estar equivocado. Afirmar, que por ser pretenciosa es una mierda, sí. Boyero, te estoy mirando a ti. El argumento en sí es un poco aburrido, y su simbolismo religioso puede llegar a tirar para atrás, pero la calidad de la interpretación y del metraje, son sin duda, referentes que no se pueden obviar en su conjunto. ¿Vale la pena verla? Sin duda. Es una película muy simbólica a la par que bonita. Y a mi me encantan las películas simbólicas y bonitas, así que, no puedo hacer nada más que recomendarla.

vlcsnap-2015-07-12-20h17m59s067 En conclusión, “Primavera, verano, otoño, invierno…y primavera” es una buena película de cine oriental, de lo mejor que he visto de producción coreana, junto con Oldboy. Sin embargo, no es una película que recomendaría a todo el mundo. A aquel al que no le atraiga la tesitura budista/taoísta así como el misticismo y espiritualismo, o el paisaje y simbolismo tan bello aquí expuesto, mejor que se mantenga lejos del ritmo lento y trama críptica de la película. Para los que buscáis ver algo bonito, oriental e inspirador, esta debería ser una de vuestras primeras prioridades. ¿Merece la pena verla, informarse y verla otra vez? Si no te ha picado la curiosidad, no. Si simplemente buscáis un filme inspirador, podéis probar a verla, pero tenéis pelis mucho mejores por ahí, tal y como “La Lista de Schlinder”, “Cadena Perpetua” o “El Gran Dictador”. Nada más que alegar. A ver si vuelvo a escribir pronto.

Anuncios

2 comentarios en “Reseña de “Primavera, verano, otoño, invierno… y primavera”

  1. Buenas,

    Me alegra volver a tenerte por aquí y entiendo el hecho que quieras dar más variedad al blog.
    Sobre la película me la apunto. Me gustan las pelis bonitas y simbólicas aunque habrán películas mejores una película de estas características se agradece. El diálogo de “El Gran Dictador” es uno de mis favoritos y el gato del gif es muy mono. Creo que esto es todo.

    Si necesitas motivación: me gusta como escribes. Es verdad, no lo digo por decir.

    Saludos

    • Hola! A mi me alegra verte por aquí 🙂 El soliloquio final de “El Gran Dictador” es excelso. De lo más maravilloso que he visto en el cine. Por cierto, ¡te agradezco un montón que me digas que te gusta como escribo! Estoy super feliz después de leer este comentario ^^ Últimamente pretendía escribir más, pero mis problemas con Internet me dejan bastante limitado en cuanto a lo de contestar comentarios y escribir en otros blogs. Y de escribir entradas ya ni hablemos. Pero bueno, a ver si me lo solucionan rápido y vuelvo a estar en activo. Muchas gracias por pasarte y comentarme 😀
      Un beso!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s